Mi  espalda  abierta,  una  ventana.    Prosa   Mi  abuelo

 
 

 
 
 
J u d i t h     d e      v e r d e     c a l m a     y     c i e l o     a z u l
 
 
En  tus  tiernos  quince  años
 
se  oscurecen  los  engaños
 
para  que  brillen  tus  sueños
 
que  se  leen  sin  empeños.
 
La  palabra  natural
 
a  ti  no  te  pinta  mal.
 
Tu  sonrisa  de  bondad
 
nada  tiene  de  orgullosa
 
ni  tu  voz  tan  cariñosa
 
que  mata  la  crueldad.

 
 
 
A m a d a     t r i s t e z a
 
 
¿Cuántas  veces  vas  y  vienes  sólo  para  robarme?
 
Mis  manos  son  besos  imprecisos,
 
mis  recuerdos  papeles  que  flotan  en  el  tiempo,
 
barquichuelos  de  un  alma  aventurera
 
y  el  mundo  me  lleva  hacia  ti.
 
Cada  mañana  tu  corazón  llama  a  mi  puerta,
 
tan  gris  como  un  otoño  lejos  de  la  mar.
 
¿Por  qué  apagas  la  luz  de  la  casa?
 
Devuélveme  el  amor,  los  ojos,
 
el  cuerpo  radiante,  el  deseo.
 
No  quiero  olvidar,
 
amada  tristeza.

 
 
 
 

                                                                 Andreu  Peralba  i  Codina   (pare  de  lloguer,   veí,   amic).     Foto: Joan  Lladó  (1978)
 
 

[…]  Un  extraño  reflejado  en  el  espejo  llora  por  la  voz  de  un  niño  ya  casi  olvidada.  Sentado  junto  a  su  compañera,  el  viejo  me  mira  a  ratos  por  el  cristal  de  la  ventana  con  cierta  curiosidad.  ¿Habrá  tenido  alguna  vez  el  deseo  de  partir  bajo  este  mismo  cielo  rosa  como  un  mar,  el  pequeño  universo  de  la  aurora?

Si  cierro  los  ojos  aparece  el  día,  si  los  abro,  pesa  en  él  una  noche  interminable,  pues  la  perfecta  oscuridad  de  un  pequeño  túnel  es  una  pausa  necesaria  para  un  corazón  que  late  deprisa,  como  una  magia  para  comprender  todo  lo  demás.  Nada  pienso,  sólo  siento  el  nuevo  día  y  el  silencio  me  procura  las  palabras.  ¿Adónde  irán  las  carreteras,  los  cielos,  las  nubes,  los  vientos,  las  tempestades,  los  sueños?  […]